>

Paseo Manresa, 1. 3o 1a 08201 SABADELL
(Barcelona)
info@offsolucionesjuridicas.com Tel. 93 604 24 00

Sentencias del Tribunal Supremo sobre el encadenamiento de contratos de trabajo.


Estás aquí:  Inicio  /   /  Sentencias del Tribunal Supremo sobre el encadenamiento de contratos de trabajo.

 

Como bien conocerá el lector, en los procedimientos concursales aparecen cuestiones relativas con la extinción del contrato de trabajo de los trabajadores durante el concurso.

Esto provoca dudas en el ámbito de la antigüedad del trabajo, el pertenecer o no a la plantilla, más cuando llevamos una larga época en la que los contratos temporales se van encadenando, a veces con intervalos cortos, y otros con espacios más largos.

Vamos a intentar hacer una pequeña reseña de sentencias del Tribunal Supremo donde se tratan estos temas. Creemos que resultará ilustrativo para que tanto trabajadores como empresas puedan conocer el criterio del Tribunal Supremo. Para ello tomaremos las posiciones tanto de la Sala del Primera del Tribunal Supremo (que es la Sala Civil, y que es la que conoce de los asuntos de carácter civil y mercantil) como la Sala Cuarta o Social del Tribunal Supremo (que es la que trata los temas laborales).

Ahora hablemos de la denominada doctrina sobre la " unidad esencial del vínculo laboral", sobre la que existe una profusa jurisprudencia, y para ello seguiremos un criterio sencillo, diferenciando resoluciones a favor y resoluciones en contra con el propósito que el lector, desde un punto de vista resumido y telegráfico, sea capaz de encajar, su supuesto particular, en algunos de los casos tratados por el Alto Tribunal.

Resoluciones a favor de considerar la NO extinción del vínculo y que, por tanto, estiman la concurrencia de una concatenación de contratos:

1)      La Sentencia del Tribunal Supremo (Sala de lo Social, Sección 1ª) de 21 de septiembre de 2017  señala que se trata de una doctrina consolidada según la cual, " en supuestos de sucesión de contratos temporales se computa la totalidad del tiempo de prestación de servicios a efectos de la antigüedad, cuando ha existido la unidad esencial del vínculo, lo que comporta que se le haya quitado valor con carácter general a las interrupciones de menos de veinte días, pero, también, a interrupciones superiores a treinta días, cuando la misma no es significativa, dadas las circunstancias del caso, a efectos de romper la continuidad en la relación laboral existente". Con cita de la Sentencia de 18 de febrero de 2009 (recurso de unificación de doctrina nº 3256/2007), añade que " se ha consolidado la doctrina que establece que en supuestos de sucesión de contratos temporales, si existe unidad esencial del vínculo laboral, se computa la totalidad de la contratación para el cálculo de la indemnización por despido improcedente...y si bien en varias de estas resoluciones la Sala ha tenido en cuenta como plazo interruptivo máximo el de los veinte días previstos como plazo de caducidad para la acción de despido, también ha señalado que cabe el examen judicial de toda la serie contractual, sin atender con precisión aritmética a la duración de las interrupciones entre contratos sucesivos".

En esa misma sentencia, el Alto Tribunal enumera una serie de supuestos en los que ha aplicado dicha doctrina: " Así, por ejemplo, se ha computado la totalidad de la contratación, a pesar de la existencia de una interrupción superior a 20 días, en los supuestos resueltos por las sentencias de 10 de abril de 1995 (rec. 546/1994) y 10 de diciembre de 1999 (rec. 1496/1999), con interrupción de 30 días, y de coincidencia con el período vacacional en el auto de 10 de abril de 2002 (rec. 3265/2001).

2)      La STS 15 mayo 2015 (rec. 878/2014) mantiene la unidad del vínculo con una interrupción de 45 días, en la que el recurrente percibió prestaciones de desempleo, teniendo en cuenta el tiempo de prestación de servicios anterior y posterior.

3)      La STS 129/2016 de 23 de febrero (rec. 1423/2014) considera queno se acredita la ruptura de la unidad esencial del vínculo, pese al transcurso de 69 días de intervalo, en caso de reiterada contratación fraudulenta. (...)

4)      La STS 23 febrero 2016 (rec. 1423/2014) recuerda que la unidad del vínculo, a efectos del cómputo de la antigüedad, no se rompe, por ejemplo, por la simple firma de recibos de finiquito entre los sucesivos contratos suscritos con cortas interrupciones; ni cuando las interrupciones se hacen coincidir con el periodo vacacional.

5)      La STS 494/2017 de 7 junio (rec. 113/2015 ) concluye que se han de tener en cuenta los servicios prestados desde el primero de los contratos temporales suscritos, en aplicación de la teoría de la unidad esencial de vínculo contractual, aunque haya habido dos interrupciones contractuales, primero de algo más de cuatro meses y después de más de uno, habida cuenta de que se trata de 14 años de prestación de servicios y de que el trabajador había adquirido la cualidad de indefinido en aplicación del art. 15.5 del ET . (...)

6)      La STS 501/2017 de 7 junio (rec. 1400/2016) estudia si constituye una ruptura "significativa" que lleve a excluir la "unidad esencial" del vínculo contractual la interrupción por un período de 3 meses y 19 días, en una sucesión de contratos celebrados durante 14 años por la trabajadora recurrente. La respuesta es negativa".

7)      El Tribunal Supremo, en la Sentencia de 21 de septiembre de 2017, analiza la Sentencia de la misma Sala de 10 de julio de 2012, y rechaza que se deba " atender con precisión aritmética a la duración de las interrupciones entre contratos sucesivos", y que en dicha resolución de 2012 " se afirma que una interrupción superior a tres meses, por sí sola y en todo caso, enerve la presunción de continuidad del vínculo. Lo que hace es enumerar las cuatro que ha habido", y se concluye que " la STS de 2012 ni opta por un método matemático a la hora de apreciar la ruptura del vínculo, ni erige el módulo de tres meses como barrera universal, ni prescinde de la duración global del arco temporal examinado a la hora de ponderar todas las circunstancias”. La misma Sentencia de 21 de septiembre de 2017 aclara que " [d]iversas sentencias de esta Sala, como las citadas 963/2016 de 8 de noviembre (rcud. 310/2015), 494/2017 de 7 junio (rec. 113/2015) y 501/2017 de 7 junio (rec. 1400/2016) han entendido que con una interrupción superior a tres meses es posible que siga existiendo una vinculación laboral recognoscible como tal, es decir, unitaria ". En definitiva, " [p]ara adoptar la decisión final, por tanto, ha de atenerse al tiempo total transcurrido desde el momento en que se pretende fijar el inicio del cómputo, el volumen de actividad desarrollado dentro del mismo, el número y duración de los cortes, la identidad de la actividad productiva, la existencia de anomalías contractuales, el tenor del convenio colectivo y, en general, cualquier otro que se considere relevante a estos efectos”. Debe tenerse en cuenta, no obstante, que en la Sentencia que se viene analizando se parte de la existencia de cesión ilegal y de la consideración de la trabajadora como indefinida, lo cual había sido objeto de reconocimiento en la sentencia del Juzgado de lo Social, y de confirmación en la de suplicación. No concurren esas circunstancias en el presente asunto porque no ha sido objeto de ningún tipo de acreditación, más allá de la concatenación de contratos que se desprende del informe de vida laboral unido; pero no se ha atacado, en ningún momento, la ausencia de coincidencia entre la causa manifestada en los contratos y la causa real de la contratación.

8)      La Sentencia del Tribunal Supremo (Sala de lo Social, Sección 1ª) de 20 de noviembre de 2014, sostiene que " a efectos de antigüedad , deben computarse los servicios efectivamente prestados por los demandantes mediante los contratos temporales suscritos con anterioridad a la fecha del reconocimiento expreso y formal de la antigüedad por la demandada, tomando como fecha inicial la del primero de los citados contratos, y aun cuando entre ellos se hayan producido interrupciones significativas en la prestación de servicios".

9)      La Sentencia del Tribunal Supremo (Sala de lo Social, Sección 1ª) número 290/2016, de 14 de abril [RJ 2016\2571] estudia la aplicación de esta doctrina a un supuesto en el que existe una interrupción de casi siete meses en la sucesión de contrataciones temporales. Es de resaltar que en el informe del Ministerio Fiscal se advirtió que " puede parecer llamativo y determinante" el paréntesis superior a siete meses pero lo consideró compatible con la doctrina de la Sala Cuarta. La resolución del Alto Tribunal realiza, asimismo, un detallado y 5 JURISPRUDENCIA profundo estudio casuístico de la doctrina de la unidad esencial del vínculo contractual, según se reproduce a continuación: "Para que esa "unidad esencial del vínculo" exista han de valorarse todas las circunstancias concurrentes en el caso (tareas, validez de las contrataciones, tiempo trabajado antes y después de cada paréntesis, entidad del intermedio, etc.). Una de tales circunstancias, cuando no la más relevante, es la referida a la entidad de la interrupción que media entre uno y otro contrato. No puede pretenderse que siempre que se superan los 20 días hábiles concurre la identidad de supuestos.

 

Ahora hablemos de resoluciones donde el Tribunal Supremo que consideran que SÍ existe extinción del vínculo contractual y que, por tanto, desestiman la concatenación contractual.

Aunque en estos casos son autos donde se rechaza el contraste para que el Tribunal Supremo entienda del recurso de casación en unificación de doctrina, pero entra en el análisis de la problemática debatida:

 

1)      El ATS 9 abril 2015 (JUR 2015, 139738) (rec. 2763/2014) aborda supuesto en que hubo una prestación uniforme de servicios con interrupciones " no mucho más largas que lo que sería un periodo vacacional ordinario" y mediante contrataciones que no se declaran fraudulentas; rechaza su contraste con otro en que las contrataciones son irregulares y ha mediado una censura de 48 días hábiles.

 

2)      El ATS 3 junio 2015 (JUR 2015, 189145) (rec. 2535/2014) aborda supuesto de terminación de contrato especial y posterior contratación común, tras paréntesis de dos meses; el supuesto no es comparable con otro en que siempre se han realizado las mismas funciones y los intervalos han sido de duración muy inferior.

 

3)      El ATS 10 junio 2015 (JUR 2015, 205242) (rec. 1972/2014) concluye que no concurre la contradicción porque en la sentencia de contraste se aprecia que las interrupciones producidas entre algunos contratos coincidían con las vacaciones estivales, mientras que en la recurrida consta que la interrupción superior a 20 días coincidió con periodo de baja por IT. Esa misma resolución aborda supuesto de contrataciones sucesivas (ajustadas a Derecho) con paréntesis de 43 y 54 días durante los que se percibe desempleo; rechaza su contraste con supuesto en que hay interrupciones similares pero se presta actividad en condiciones diversas (obras distintas a las que constituyen el objeto del contrato).

4)       El ATS 16 julio 2015 (JUR 2015, 237422) (rec. 2144/2014) pone de relieve que la contradicción entre las sentencias enfrentadas es inexistente porque son distintas las modalidades y secuencias contractuales contempladas en cada caso, así como en consecuencia las razones de decidir de las respectivas sentencias.

5)      El ATS 8 septiembre 2015 (JUR 2015, 244899) (rec. 3195/2014) razona que las sentencias comparadas no son contradictorias al diferir los hechos acreditados en cada una de ellas en orden a afirmar la existencia de "una unidad esencial del vínculo". Así, en la recurrida la demanda impugnando el despido la formula una trabajadora fija discontinua, resultando las interrupciones en la prestación de servicios plenamente justificadas a los efectos de fijar la antigüedad, lo que no sucede en la de contraste.

6)      El ATS 15 septiembre 2015 (JUR 2015, 230238) (rec. 2099/2014 ) considera que la contradicción no puede apreciarse porque la apreciación que hace la sentencia de contraste respecto del carácter genérico de las expresiones con las que se identificaba el objeto de los contratos no fue objeto de valoración en la sentencia recurrida, que centró su argumentación en la existencia de interrupciones diversas en la relación laboral, interrupciones que finalmente le impidieron reconocer en el supuesto de autos la unidad esencial del vínculo y por ende la indefinición que la demandante pretendía.

7)      El ATS 23 septiembre 2015 (JUR 2015, 282020) (rec. 2528/2014) considera que es significativa una interrupción de seis meses y medio, por lo que no cabe comparar el supuesto con otro donde sean menores los intervalos". Esta Sentencia del Tribunal Supremo (Sala de lo Social, Sección 1ª) número 290/2016, de 14 de abril [RJ 2016\2571] " [confirma] en sus propios términos la sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (sede en Burgos), de 8 de mayo de 2013 ", frente a la que se interpuso recurso de casación para unificación de doctrina. Esta resolución del TSJ de Castilla y León, confirmada, como vimos, por la Sala Cuarta del Tribunal Supremo, consideró que una interrupción de más de siete meses (entre el 31-3-2011 y el 6-7-2012) " hace que no pueda presumirse la unidad esencial del contrato”.

8)      En el Auto del Tribunal Supremo (Sala de lo Social, Sección 1ª) de 23 de septiembre de 2015 [JUR 2015\282020] se alude a " interrupciones...de gran relevancia - hasta de seis meses y medio -". Como se ha dicho, la Sentencia del Tribunal Supremo (Sala de lo Social, Sección 1ª) número 290/2016, de 14 de abril [RJ 2016\2571] sienta la doctrina general en esta materia, y exige la valoración de " todas las circunstancias concurrentes en el caso ( tareas, validez de las contrataciones, tiempo trabajado antes y después de cada paréntesis, entidad del intermedio, etc.) ", y reconoce como una de tales circunstancias, "cuando no la más relevante", " la referida a la entidad de la interrupción que media entre uno y otro contrato", pero matiza y aclara que " [n]o puede pretenderse que siempre que se superan los 20 días hábiles concurre la identidad de supuestos".

 

En definitiva, habremos de estar al caso concreto, por lo que invitamos al lector a que examine, a través de un jurista, en este caso de OFF SOLUCIONES JURÍDICAS, el supuesto personal que le afecta, pues será el conjunto de matices el que hará que se considere en un supuesto o en el otro.

    Leer más artículos    

    FAQS: Ley segunda oportunidad    

    FAQS: Concurso de acreedores    

 

 


Destacamos

A continuación mostramos destacadas las últimas novedades, recomendaciones y información relacionadas con nuestros productos y el sector, accede a cada una de ellas para leer más